24 Flotilla • Ver Tema - Memorias de Wilhelm Müller. Cap. I Patrulla de despedida.

Memorias de Wilhelm Müller. Cap. I Patrulla de despedida.

Foro dedicado a relatar y comentar las patrullas single y multiplayer del Silent Hunter III

Moderador: MODERACION

Memorias de Wilhelm Müller. Cap. I Patrulla de despedida.

Notapor AlekS el 23 Oct 2012 18:27

Imagen


11 de Marzo de 1941. 02:36
------------------------------------

Hace año y medio estalló la guerra. Esta es nuestra cuarta patrulla. En los incontables dias que llevamos en la mar han pasado por nuestro submarinos docenas de serviolas y suboficiales, pero para dos de mis mejores hombres, Geissler y Mayer, esta es su ultima patrulla como oficiales, ya que se les ha concedido, por antigüedad y experiencia, el curso de comandantes de submarino.

Imagen

Por ello, al volver de nuestra ultima patrulla de dos meses de duracion en la que llegamos a patrullar aguas canadienses, pedi al alto mando la patrulla soñada por todo submarinista: el Atlántico Sur, una zona tranquila, con mar tranquilo, buen clima y donde los convoyes son un tiro al pato. El alto mando nos concedió esta mision, como es tradición en estos casos pero … no iba a ser para nada lo que esperabamos.

En la cabina de oficiales las horas pasan tranquilas. En las horas de descanso, las mas largas cuando no hay “trabajo” se hace un poco de todo: jugar a las cartas, ajedrez, se leen libros o se conversa con la tenue musica del gramófono de fondo. Asi recordamos nuestras aventuras:

-Nuestra primera patrulla por el Atlantico Norte, bastante infructuosa y frustrante.

-La segunda patrulla en la que muchos marineros inexpertos pidieron otros destinos al no verse capacitados para navegar en submarino

Imagen

Imagen

Imagen

y tras meses de navegación sin apenas resultados fuimos destinados a Narvik, donde desempeñamos tareas batante poco habituales, como el reconocimiento de los movimientos en el puerto, tanto noruegos como enemigos, ya que en estas fechas era evidente que los ingleses tratarian de arrebatarnos este puerto vital para el transporte de hierro. Era una tarea falta de accion pero apasionante: por el dia metiamos nuestro submarino marcha atras en un pequeño reducto de agua, donde aguardabamos posados a unos 20m de profundidad, y por la noche saliamos a superficie y silenciosamente y navegando a vela para ser menos visibles, nos aproximabamos al puerto para observar la actividad, bien iluminada y poco propia de tiempos de guerra.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Durante esta mision “acompañamos” al “Gruppe 1” (fuerza de destructores alemanes que se destacó como avanzadilla para la toma de Narvik)

Imagen

*intentaré subir videos!*, y con impotencia presenciamos el desfile de la escuadra britanica que acudió a la batalla unas horas después, y contra la que poco pudimos hacer salvo lanzar un par de torpedos a mas de 3000 m de distancia, mientras acribillaban a uno de nuestros mercantes, sin resultados por nuestra parte como cabria esperar, mas que una larga persecucion por parte de los buques enemigos. Mas tarde supimos que el Renown anduvo por alli, ¡que cerca debimos estar de tan suculenta pieza y nisiquiera lo supimos!

Imagen

Destructores britanicos buscando con su ASDIC al U-36.
Imagen

Ya de vuelta a casa, conseguimos hundir varios buques que subian hacia Narvik próximos a la costa noruega, y conseguimos interceptar un convoy (escoltado por un submarino britanico y varios destructores y fragatas) del cual dañamos un buque y hundimos otro en tres ataques, el primero de ellos especialmente audaz desde el mismo interior del convoy y único del que no obtuvimos resultados.

U-36 justo bajo la linea de navegacion de la primera columna de estribor del convoy.
Imagen

Imagen

El U-36, oculto en las sombras, se prepara para un osado ataque en superficie.
Imagen

Imagen

Tercer intento en el que un buque resulta hundido.
Imagen

El U-36, capitaneado por Wilhelm Müller, utilizando su técnica "eclipse sonar" (acercarse todo lo posible a otro buque para, aprovechando su propio ruido, poder navegar a toda maquina con mayor agilidad y velocidad
Imagen

Imagen

Algo que quedó en una “anécdota” fue el error de calculo del oficial de maniobras: en pleno convoy y a plena luz del dia, la proa de nuestro submarino emergío … ¡delante de un destructor! Aun no nos explicamos como no resultamos hundidos.

Imagen

-Otro recuerdo imborrable fue nuestra intervención en Dunkerke: Después de aproximarnos en superficie, aprovechando la niebla, fuimos descubiertos por una lancha rapida que acribilló y mató a dos serviolas y alertó a todas las fuerzas antisubmarinas de la base. Conseguimos el hundimiento de un destructor pesado francés y astutamente aprovechamos su pecio, sobresaliente de la superficie del agua, para camuflarnos en el ruido que produjo su hundimiento (GWX3.0 es una pasada, no se si realmente el ruido de otro barco despista al enemigo pero por esta y otras acciones asi me lo parece) y de paso hundir desde esa posición dos transportes amarrados a puerto y desprotegidos de redes antitorpedo. En esta mision perdimos al U-36, nuestro antiguo submarino tipo VII B, ya que los daños producidos por algunas cargas que nos alcanzaron fueron irreparables y tuvimos que ser tomados a remolque hasta Wilhelmshaven.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Durante esta accion hundimos dos transportes de tropas de unas 10.000 Tn cada uno.


- Pero para gran aventura, nuestra ultima patrulla. Tras unos meses de adiestramiento para habituarnos a nuestro nuevo submarino, el U-379 (tipo VII-C), que ordené pintar igual que el U-36, volvimos a hacernos a la mar. Esta vez con orden de hacer una patrulla de reconocimiento armado en el area del puerto de Halifax (reconocimiento armado: ver y reportar movimientos enemigos, formación de convoyes y atacar solo grandes blancos, ya que un ataque probablemente advertiria al enemigo de nuestras capacidades transoceanicas basadas en “vacas lecheras”, como el Belchen al sur de Groenlandia y el Bessel, en Vigo, de los que nos servimos para tal mision). Esta mision fue muy provechosa ya que logramos hundir varios buques, algunos de ellos “a cañon” y en dos ocasiones, sendos buques “de vuelta encontrada” (curioso encontrase con dos buques a rumbos opuestos y en el mismo punto, ¡no una si no dos veces!).

El U-379 saliendo de Lorient, escoltado y guiado a traves del campo de minas por un destructor
Imagen

Primeras presas de la larga patrulla.
Imagen

Imagen

El U-379 recalando en el Bessel. Toda la tripulacion, despues del durisimo trabajo de reabastecimiento de torpedos, combustible y provisiones, pudo pasar la noche a bordo, comer y beber a barra libre, ducharse (que gran lujo en una patrulla en submarino!) y dormir en las tipicas literas de un mercante, que al lado de las "literas" donde muchos dormian (huecos entre torpedos entre otras) parecian suites del Pallace).
Imagen

Imagen

Imagen

U-379 entrando en Vigo para recalar en el Bessel, ya de vuelta a casa.
Imagen

Finalmente un dia vivimos el sueño de todo submarinista: un enorme convoy se dirigia hacia nosotros en direccion Oeste (venia de recogida), formado por dos grandes barcos de pasajeros y ¡el acorazado Renown! Que parecia querer desafiarnos. Como nos las ingeniamos para obtener una posición ventajosa para el ataque requeriría escribir decenas de paginas, asi que me voy a remitir a los acontecimientos finales: Tras una larga y dificultosa persecución, en superficie y a toda maquina, conseguimos colarnos en una “ventana” de la proteccion antisubmarina y lanzar una salva de cuatro torpedos dirigidos hacia el mas grande de los dos barcos de pasajeros (formaban parte de un convoy de guerra, luego podian ser hundidos). Milagrosamente, dos de los peces lograron colarse entre tres mercantes pertenecientes y las dos columnas que precedian al gran buque e impactar en su banda de babor, provocando su rapido hundimiento. Una gran incognita que me persigue es porqué el Renown, antes de percatarse de nuestra presencia, navegaba en zigzag de manera temeraria entre los demas barcos del convoy.

El U-379 aguarda pacientemente dia tras dia, posado en el fondo a unos 60m de profundidad, con todo en silencio para escuchar eficientemente por los hidrofonos.
Imagen

La erizada mole mastodontica que dibuja el acorazado Renown.
Imagen

El leviatan haciendo extrañas, amplias y temerarias batidas en zigzag de una banda a otra del convoy.
Imagen

El U-379 navegando a vela a toda la velocidad posible para lanzar una letal salva de torpedns, casi a suerte, sobre el enorme barco que se supone se utilizará para transportar tropas a Inglaterra, y que ahora deberia estar vacio.
Imagen

Imagen

Imagen

Y asi, mientras pasabamos tranquilas y agradables horas en inmersion de crucero (todo lo agradables que el mal olor y la fria humedad permitian)..

Imagen

.. nuestro hidrofonista avisa de un contacto … (continuará)…
Avatar de Usuario
AlekS
Oberbootsmannsmaat
 
Mensajes: 98
Registrado: 29 Abr 2007 01:00

Re: Memorias de Wilhelm Müller. Cap. I Patrulla de despedida

Notapor Friede Rösing el 24 Oct 2012 13:02

::kaleun: buena misión...
ImagenImagenImagen
Kommodore CapSea
Comandante del U-11
Oficina de Radiocomunicaciones y Encriptación Abwehr 11

http://www.24flotilla.com/ODG/historial ... capsea.jpg
Avatar de Usuario
Friede Rösing
Kommodore
Kommodore
 
Mensajes: 728
Registrado: 06 Ene 2011 22:12
Ubicación: Aquí y allí

Re: Memorias de Wilhelm Müller. Cap. I Patrulla de despedida

Notapor Chunen el 24 Oct 2012 13:29

Hola, Excelente patrulla Comandante y muy amena. ::ok:
Saludos.
Imagen
Bravura,Coraje y Sabiduria
Könteradmiral CHUNEN , Comandante del U-55 , G.T.SH5 24 Flotilla Geweih , Instructor de la A.N, Piloto del 24F Escuadron,
Teniente de la 24C.I.G. Comandancia. Jefe del Alto Mando de Campañas (AMC)

Ficha,medallas y condecoraciones http://www.24flotilla.com/oficinas/amc/ ... chunen.jpg e-mail chunen@24flotilla.com
Avatar de Usuario
Chunen
Comandancia
Comandancia
 
Mensajes: 5753
Registrado: 19 Nov 2007 01:00
Ubicación: Dandole cera al gordo del puro,por tierra,mar y aire

Re: Memorias de Wilhelm Müller. Cap. I Patrulla de despedida

Notapor AlekS el 28 Oct 2012 19:31

Todos estamos tranquilos, hemos pasado el peligroso Golfo de Vizcaya y estamos en inmersión de crucero a la altura de Vigo, conversando y recordando con orgullo nuestras aventuras mientras tomamos el postre, cuando de un salto nos levantamos y nos pegamos ansiosos al hidrofonista, que nos canta la marcación de lo que parece una pequeña formación de cargueros. Tras una media hora conseguimos adivinar el rumbo, velocidad y distancia del pequeño convoy y aproamos el rumbo de interceptación. Cuando estamos cerca, seguimos el procedimiento habitual: profundidad de periscopio y primera observación, en la que vemos una pesada niebla … ¡maldición, el tiempo siempre en nuestra contra! (odio la meteo del SH3 … ¿no se suponía que venia arreglada en el GWX 3.0 ¿?? )

Decidimos salir a superficie, ya que en inmersión nos resulta imposible seguir la velocidad de la formación. Tras unos minutos, con toda la tripulación en zafarrancho de combate, nos damos de bruces con un pequeño mercante de bandera inglesa, salido de entre la espesura de la niebla. Rápidamente calculamos los datos de lanzamiento y le disparamos un torpedo a la vez que damos un giro de 90º a estribor (en sentido contrario al mercante) para no aproximarnos demasiado. Antes de llegar al nuevo rumbo oímos un choque metálico: el torpedo no había conseguido estallar debido a la proximidad. ¿Qué había de los demás buques?, la respuesta aparecía por si sola ante nosotros: Otro barco de iguales características. Esta vez decidimos dar un giro a estribor de 270º, de manera que podamos atacar perpendicularmente y con algo más de distancia. Terminada la maniobra y casi a bocajarro, disparamos dos torpedos en salva y nos alejamos en superficie a toda velocidad (aprovechando la poca visibilidad y para evitar el posible contacto por hidrófono o ASDIC de la posible escolta). Segundos después oímos dos explosiones, seguidas de un poderoso bramido. Sin duda habíamos hundido a ese pequeño carguero de unas 2 ó 3000 Tn.

Imagen

Y así, con gran euforia, navegamos en superficie durante el resto de ese dia y la siguiente noche, y con la siguiente amanecida, rebasada la latitud de Lisboa y sabidos a salvo del posible contraataque, hacemos inmersion de crucero. Pasarán asi largos dias de rutina con tiempo cambiante en los que rebasaremos las Islas Canarias, donde aguarda nuestro nodriza “Corrientes”. Esperamos, por fecha y latitud, un tiempo excepcional, pero extrañamente atravesamos una tormenta que apenas permite la navegación en superficie. No queremos verlo como un mal augurio.

Nuestra mision es seguir en sentido inverso y en zigzag, la ruta de convoyes que sube desde Freetown hasta el Mediterraneo e Inglaterra, desde la latitud en que se bifurcan: Cabo Blanco, hasta las Islas Cabo Verde. Asi navegamos durante semanas, en un tiempo que oscila entre una mar plana como una lamina y terribles tempestades, sin un contacto.

U-379 navegando en superficie el tiempo necesario para recargar baterias.
Imagen

Pasan varios dias sin novedad. ¿Qué pasaria si una noche, mientras navegamos en superficie, ciegos por el temporal y sordos por no poder usar los hidrofonos, somos detectados por el enemigo?, me pregunta Geissler. ¿Qué pasaria si nos alcanzara un meteorito?, le reprocho antes de levantarme de la sala de oficiales para ordenar subir a superficie, pues son las 00:00 hora local, hora de salir a recargar baterias y ventilar el submarino.

Estamos ya a la altura de las Islas Cabo Verde. Han pasado muchos dias y en superficie sigue el odioso temporal. No hace mucho frio, pero la lluvia, mas que lluvia, parece una catarata que llega a ralentizar la marcha del U-379. Han pasado dos horas, quedan 4 para que las baterias estén cargadas y podamos volver a la tranquilidad de las profundidades. No hace falta utilizar los prismaticos ya que nuestra vista apenas puede rebasar los 300 o 400 metros por la niebla, además, por aquí no ha pasado ni pasará nadie en semanas, pienso mientras mi mirada se pierde en la niebla a proa del submarino, cuando, de repente …


…¿EH? Apenas puedo creerlo: ¡una fantasmagorica sombra, acompañada de un creciente sonido de motores se aproxima hacia nosotros justo por la proa!

Imagen

Imagen

¡Es un destructor navegando despacio! En unos segundos estamos casi a la misma altura, pero ni ellos han tenido tiempo de preparar sus cañones ni yo de reaccionar. El destructor pasa por nuestra banda de babor a escasos 10metros y a toda velocidad, y entonces ordeno maniobrar para salir de su linea de tiro. Unos segundos después nos disparaba varios cañonazos. Con la guardia baja, después de tantos dias de tranquilidad y sobrepasado por la situación, decido hacer inmersion (error!, con este temporal solo habria tenido que seguir rumbo en superficie a toda maquina para zafarme del enemigo).

Imagen

Imagen

Imagen

Empieza un infierno de cargas de profundidad que durará varias horas. Tras un largo e intenso bombardeo, navegando a gran profundidad y reparadas las averias y vias de agua producidas por los impactos de cañon y las cargas, el hidrofonista consigue esbozar la situación: un convoy navega sobre nosotros en direccion Norte. “Bueno, ya los tenemos”, pienso.

Imagen

Imagen

Ha amanecido hace tiempo. Sin duda los destructores nos han dado por hundidos, o por perdidos. ¿Qué hacer ahora? Lo primero aproar al Norte y esuchar la derrota y velocidad del convoy, y seguidamente subir a superficie, comprobar daños externos y/o en motores diesel, etc, y calcular la derrota y velocidad para volver a interceptar al convoy.

Imagen

Imagen

Nada mas subir a superficie comprobamos que se han producido daños en ambos motores diesel y además se ha fisurado uno de los depositos de combustible, quedando nuestra autonomia reducida drásticamente, pero por el momento podemos desarrollar el plan: seguir en superficie a toda maquina e interceptar al convoy por la popa. Nos llevará unas tres horas, tiempo suficiente para las reparaciones y la recarga de baterias y para coger al enemigo por sorpresa, ya que seguro que no esperan un nuevo ataque hasta la anochecida.

Imagen

A la hora fijada empezamos a oler a humos de exahustacion, síntoma inequivoco de que estamos cerca del convoy. Ordeno avante despacio, para reducir el ruido de los motores. La visibilidad es muy reducida y debemos guiarnos hacia los buques de popa guiandonos por el sonido, que aun no nos llega, a pesar de que todos los que estamos en el puente agudizamos el oido al maximo. De repente, un serviola grita “¡Destructor a babor!!”. Como salido de la nada, el cazasubmarinos se lanza hacia nosotros. Apenas he bajado de la escotilla cuando empezamos a recibir impactos de cañon, que parecen destruir nuestro submarino.

Imagen

---------------------------------------------

Hemos permanecido en inmersion, a gran profundidad durante todo el dia, haciendo reparaciones y despistando al enemigo. Durante el ultimo ataque nuestro hidrofono resultó seriamente dañado, quedando reducido su alcance a unas 30 millas. Aun mantenemos el contacto con el enemigo, pero muy debil. Aumentan distancias hacia el Norte. Mientras unos descansan, y otros se preparan para la cena antes de subir a superficie

El U-379 acecha desde las profundidades.
Imagen

Imagen

Son las 21:40, y según nuestro plan es hora de subir a superficie y volver a repetir el ataque por la popa del convoy. Deberiamos interceptarlo en un par de horas, esperemos que esta vez con mas suerte.

Tras dos horas de penosa navegación, con olas que zarandean nuestro submarino haciendole alcanzar escoras de 45º y con lluvia y viento huracanado y una espesa niebla, que apenas permite la visibilidad mas allá de nuestra proa, llegamos al punto donde deberiamos interceptar al convoy..

Imagen

..pero no encontramos nada. Seguramente habran cambiado de rumbo para despistarnos. Decidimos hacer inmersion, pero nuestro averiado hidrofono no detecta nada.

Imagen

¡Maldición! … ¿Qué podemos hacer? Poco mas aparte de navegar hacia el Norte, barriendo en zigzag un area tan extensa como nos sea posible.

Por fin, a las 5:56, recibimos un radio del U-124, que unos dias atrás emitio una señal de socorro indicando que se habia quedado sin motores tras un ataque enemigo al Oeste de Freetown, y posteriormente pudo repararlos, y al que por cierto acudimos en su ayuda y no encontramos. El U-124 nos informa del contacto del convoy, a unos 40km al Norte de nuestra posición.

Imagen

Imagen

Y asi trazamos el nuevo rumbo de interceptacion. Esta vez el plan será caer por la banda de estribor del convoy, para evitar al escolta de popa. Durante las tres horas que demorará tomar la posición se hacen relevos y se prepara café para los que salen. Los que terminan la guardia se van a las literas, aunque poco podran descansar.

Imagen

Al llegar a la altura a la que debemos virar, hacemos una pequeña inmersion para verificar la posición del enemigo, y una vez confirmada esta salimos a superficie para, aprovechando el mal tiempo, acercarnos a toda velocidad para intentar un ataque rapido y fulminante.

Imagen

Han pasado 10 minutos. El mar está ahora en calma y nos acercamos a toda velocidad, tratando de atravesar la niebla con la vista. ¿Se repetiría esa fantasmagórica imagen del enemigo saliendo de las sombras y dirigiendose hacia nosotros a fulminante velocidad?, ¿era demasiada casualidad o los escoltas montaban radar? *Hay que señalar que en esta época solo los grandes buques montaban radar, nunca los escoltas antisubmarinos. Un grito de ALARMA nos da la respuesta. Esta vez, los cañones del enemigo no consiguen alcanzarnos, pero una carga estalla muy cerca de nuestra vela, con las consecuencias que veremos enseguida.

Imagen

Imagen

Imagen

Esta vez hemos sido detectados muy cerca del convoy, y hemos podido aprovechar la proximidad de este para ampararnos bajo su escudo sónico. Tan pronto hacemos inmersión comenzamos a oír el barullo de hélices sobre nosotros.

Imagen

Imagen

Tras colocarnos dentro del convoy, subimos a periscopio pero ¡el periscopio de observación está totalmente gripado y el de ataque no gira sobre su eje! Este maldito convoy se está resistiendo demasiado. Probablemente no consigamos otra oportunidad como esta, ya que el tiempo no tiene pinta de cambiar, y con el combustible que nos queda después de la pèrdida pronto tendremos que desviarnos a nuestro nodriza Corrientes, en Tenerife.

Por tanto decido emplear una técnica que practicamos en nuestras maniobras en el Báltico: el lanzamiento de torpedos por hidrofono. No es tan descabellado: mas o menos conocemos la velocidad y distancia de la primera columna que nos queda a babor y tambien tenemos una idea de su velocidad. Conociendo su posición por el hidrofono no es difícil calcular el ángulo de salida de los torpedos. Además, tras la primera columna hay al menos otras cuatro, asi que seguramente los torpedos encontrarán un objetivo.

Y asi lanzamos una salva de tres torpedos (realmente utilicé esta técnica usando el hidrófono!). Tras lanzar la salva nos sumergimos a gran profundidad, y poco podemos hacer por adivinar la suerte de nuestro ataque. Unos segundos después de lanzar los torpedos escuchamos un impacto, pero no llegamos a escuchar ningun buque hundiendose. Mas tarde, por posteriores informes supimos que el primero de los torpedos pasó rozando la popa de un pequeño carguero en la primera columna, y fue a impactar en un ballenero britanico de la segunda, provocándole una inundación y la consecuente escora pero sin mas consecuencias, pasando el segundo torpedo muy cerca de su popa, torpedo éste que tambien rozó la popa de dos barcos de sendas consecutivas columnas y fue a abrigarse bajo las algas con el tercer torpedo. Conseguimos alcanzar una profundidad segura, mientras algunas cargas estallaban a una distancia cercana pero segura que provoca poco mas que vibraciones y zarandeos de nuestro buque.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Tras pasar el resto del dia sumergidos a profundidad de crucero, celebramos el impacto con una buena comida, café y algo de licor pero sin cometer ningun exceso. No podiamos bajar la guardia todavía. Como el plan de nuestro ataque ha funcionado bien, lo repetiremos esta misma noche, atacando esta vez por la banda de babor del convoy.

A las 21:00, hacemos las comprobaciones con el hidrófono y aproamos al rumbo de interceptacion, a la vez que salimos a superficie. El tiempo ha empeorado bastante, pero lo que realmente nos preocupa es esa capacidad de los escoltas de localizarnos en cualquier condicion meteorológica.

Imagen

Cuando llegamos al punto de interceptación, aparece de entre la nada una corbeta por nuestra popa y trata de embestirnos. En un instante pasa rozando nuestro casco, pero por suerte ha pasado tan cerca que no puede atacarnos ni con sus cañones ni con sus cargas, por lo que podemos escabullirnos en las profundidades. Una vez mas la escolta ha frustrado nuestros planes.

Imagen

Imagen

Bien, está claro que con este tiempo va a ser imposible realizar un ataque en superficie, y sin periscopios no podemos hacerlo tampoco en inmersión. Debemos pasar al plan B.

Analizando las cartas de los convoyes aliados que salen de Freetown, vemos que, a la latitud de Cabo Blanco, estos pueden tomar dos rutas: la de Inglaterra o la de Malta-Alejandría. Hasta ese punto quedan unas 48 horas de navegación. El plan es navegar en paralelo al convoy, a unos 20-25 Km a su estribor, fuera del rango visual de las posibles batidas que pueda dar la escolta de dicho costado y dentro del rango de nuestro mermado receptor acústico. Navegaremos en superficie a su misma velocidad (unos 7 nudos) y haremos inmersión cada dos horas para comprobar con el hidrófono que siguen en nuestra perpendicular. En caso de que se desvien, en un máximo de dos horas no podrán llegar muy lejos. Si toman la ruta del Mediterraneo y llegamos a la latitud de las Islas Canarias sin haber podido atacar, nos adelantaremos para recalar en el Corrientes y les cogeremos antes de llegar al rango de proteccion aerea de Gibraltar, pero si toman la ruta de Inglaterra seguramente los habremos perdido.

Imagen

Imagen

Imagen

Y asi, tras dos largos dias de navegación, se da la peor de las posibilidades: el convoy toma la ruta Norte y el tiempo no cambia un ápice. Llevamos demasiado tiempo en el mar para tan pocos resultados. La tripulación está extenuada después de tantos contratiempos y de esta larga persecución que ya dura varios dias. La moral es baja y empeora, mas aun cuando recalar en el Corrientes probablemente signifique pasar aun mas semanas en el mar sin volver a casa. El combustible apenas da para llegar al Corrientes y tenemos que tomar una decisión: atacar con los torpedos que nos quedan como podamos (ciegos y casi sordos).

Conseguimos introducirnos en el convoy sin ser detectados, y con el pequeño campo visual que nos da nuestro gripado periscopio y guiados por el sonido, conseguimos colocarnos junto a la linea de navegación de una columna del convoy y lanzar una salva de cuatro torpedos de proa y el de popa: dos a un delator foco de luz que tenemos justo enfrente y otros tres a nuestra perpendicular. De los cinco torpedos dos hacen impacto, ¡uno en el ballenero que torpedeamos el otro dia! Que se va a pique en pocos minutos.

Imagen

Imagen

Imagen

Esta vez no nos resulta tan facil huir de las cargas. La enfurecida escolta no nos da tregua, y nos provoca graves daños en una persecución que dura varias horas.

---------------------------------------------------------

Tras navegar varias horas a gran profundidad, nos dan por perdidos y podemos subir a profundidad de crucero para achicar aguas y reparar averias. Toda la tripulacion está agotada. Solo los pocos encargados del gobierno del submarino y reparaciones aguantan como pueden en sus puestos, los demás descansan donde pueden. Los que no pueden dormir en sus camastros lo hacen por los suelos.

Imagen

Imagen

Imagen

Después de repostar el combustible necesario en el Corrientes (se nos autorizó a volver a casa) ponemos rumbo a Lorient. Solo han pasado dos dias del fin de aquel calvario y, ¿adivináis que vimos al salir de Tenerife?

Un mar liso como una plancha y un cielo despejado! ¿Irónica premonición para los dos futuros comandantes?

Imagen

Nos vemos en la próxima aventura kaleuns ¡!
Avatar de Usuario
AlekS
Oberbootsmannsmaat
 
Mensajes: 98
Registrado: 29 Abr 2007 01:00

Re: Memorias de Wilhelm Müller. Cap. I Patrulla de despedida

Notapor Chunen el 28 Oct 2012 20:14

::plas: ::plas: ::plas:
Saludos.
Imagen
Bravura,Coraje y Sabiduria
Könteradmiral CHUNEN , Comandante del U-55 , G.T.SH5 24 Flotilla Geweih , Instructor de la A.N, Piloto del 24F Escuadron,
Teniente de la 24C.I.G. Comandancia. Jefe del Alto Mando de Campañas (AMC)

Ficha,medallas y condecoraciones http://www.24flotilla.com/oficinas/amc/ ... chunen.jpg e-mail chunen@24flotilla.com
Avatar de Usuario
Chunen
Comandancia
Comandancia
 
Mensajes: 5753
Registrado: 19 Nov 2007 01:00
Ubicación: Dandole cera al gordo del puro,por tierra,mar y aire

Re: Memorias de Wilhelm Müller. Cap. I Patrulla de despedida

Notapor PortBou el 28 Oct 2012 21:02

::plas: ::plas: ::plas: ::plas: ::oohh: ::oohh: ::oohh: ::oohh: ::oe: ::oe: ::oe: ::oe:

Saludos camarada. ::kaleun:
Poco valor es cobardía.............demasiado se tranforma en temeridad.
Könteadmiral PortBou
Comandante del U-711
http://www.24flotilla.com/ODG/historial ... ortbou.jpg
Imagen
Avatar de Usuario
PortBou
Könteradmiral
Könteradmiral
 
Mensajes: 2403
Registrado: 28 Dic 2005 01:00
Ubicación: Entre Barcelona, Tossa de Mar y PortBou


Volver a PATRULLAS SHIII

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado